Hay muchos James Bond pero solo estos son eternos

/ 26 junio, 2018

Si hay un agente secreto conocido por todos, ese es 007. Tres números que nos conducen de inmediato a cierto tipo con licencia para matar. James Bond es obra del escritor inglés Ian Fleming. Comenzó su andadura en 1953 y apareció hasta en 12 novelas oficiales, un puñado de juegos entre los que se encuentra el clásico de Nintendo 64 ‘GoldenEye’ y, por supuesto, 24 películas.

Hablar de Bond es hacerlo de su protagonista, de un personaje perenne. A lo largo de los años hemos conocido a más de 20 candidatos, desde clásicos como Adam West hasta Idris Elba, el presumiblemente primer Bond de raza negra.

Misión Imposible, las claves de una saga incombustible

Leer artículo relacionado

Pero centrémonos en los oficiales. A veces se cambia de actor para ajustar los presupuestos o con el fin de renovar el rostro público. Todos ellos son, en cualquier caso, hombres duros hasta el exceso con una misión común: salvar el mundo.

Sean Connery (1962—1967 y 1971)

El actor escocés Sean Connery fue el primero en enfundarse el traje de Bond. El papel fue ofrecido primero a Patrick McGoohan, pero la de Bond siempre ha sido una piel dura. Su arrogancia e irreverencia con las mujeres le han granjeado no pocos enemigos. Siete interpretaciones si incluimos la película apócrifa ‘Nunca digas nunca jamás’. Todo comenzó con el ‘Dr. No’, en 1962, cuando el actor contaba con apenas 31 años.

Su carrera como agente secreto le valdría para llamar la atención de todas las agencias y en 1988 ganaría el Óscar a Mejor actor de reparto por ‘Los Intocables’. Hoy lo recordamos por cintas tan míticas como ‘Indiana Jones y la última cruzada’, disponible en Orange TV.

George Lazenby (1969)

El joven Lazenby solo interpretó el papel en una película de transición, ‘Al servicio secreto de su Majestad’. Él en realidad era modelo y fue elegido por guaperas, pero no encajó entre el público. Quizá estábamos ante alguien demasiado joven -solo contaba con 29 años cuando hizo de Bond. Su papel, más romántico, aunque fuera de las cámaras era un tipo con demasiado temperamento, nunca terminó de moldear al personaje original.

El resto de su carrera filmográfica ha estado ocupada por mucho telefilme, incluyendo las eróticas ‘Emmanuelle’. También ha sido un hombre de éxito dentro de la industria inmobiliaria.

Roger Moore (1973—1985)

El Bond más querido para muchos, y el que más ha durado dentro de los zapatos del agente, hasta en siete películas, entre las que se incluyen clásicos como ‘La espía que me amó’. Roger Moore hizo de Bond el papel de su vida. De hecho, algunas de sus otras pelis incluyen guiños a este personaje, como la cómica ‘Spice World The Movie’.

Moore encaró este papel con estoicismo y experiencia, aplicando matices que sus anteriores compañeros no supieron ver. Sin embargo, le faltó un carisma que, sin rodeos, no caracterizaba a Moore. Contaba con 46 años cuando debutó en la saga. No en vano, Roger alcanzó la fama gracias a la serie ‘El Santo’, un protagonismo que abordó desde 1962 hasta 1969.

Timothy Dalton (1986—1993)

Aunque si de experiencia hablamos, cuando Dalton empezó a interpretar a Bond ya llevaba 20 años de carrera actoral. Y eso que ya le ofrecieron el papel muchos años antes, en 1968. El espigado galés (1,88 m) abandonó sus estudios para dedicarse a la interpretación. Un itinerante al servicio de libretos escritos por Shakespeare.

La suya puede tildarse de calidad interpretativa. No usaba dobles ni le importaba hacer decenas de repeticiones. Su Bond ya no resultaba tan caricaturesco. Al contrario, su carácter violento y siempre frío aportó al personaje un halo de misterio que conectaba directamente con las novelas de Fleming. Su contrato para tres cintas se rompió por una batalla entre MGM y EON. Los derechos de la saga recayeron en la primera y, por ende, solo hizo dos, ‘007: Alta Tensión’ y ‘Licencia para matar’.

Pierce Brosnan (1995—2002)

Y saltamos de un escocés, un inglés y un australiano, a un irlandés. Russell Crowe estuvo a punto de quitarle el papel pero su implicación en ‘Gladiator’ le robó el protagonismo. Hay quien dice que aún hoy podría ser el agente 007 ideal.

Más moderno y fresco, Brosnan convirtió al personaje en un hito clásico frente a villanos millonarios y amantes traidores. Su rol en la saga le valió la atención de los medios y pronto se convirtió en el actor de moda, como podemos ver en ‘Un pueblo llamado Dante’s Peak’, disponible en el Canal Hollywood, o ‘El gran golpe’, donde se convirtió en un sexi agente del FBI que buscaba limpiar su honor.

Daniel Craig (2006—2019)

Profundidad emocional deberían ser las dos palabras que definen a esta nueva iteración. Apartado de esa sombra de mujeriego, más próximo a la comedia, el Bond de Craig es un reinicio en la mentalidad y estética. Ha estado a punto de tirar la toalla varias veces, pero finalmente ha interpretado al personaje en 4 películas y una quinta en rodaje, la número 25. Cabe destacar la trilogía conformada por ‘Casino Royale’, ‘Quantum of Solace’ y ‘Skyfall’.

Hubo muchos actores que sonaron como sexto Bond: Clive Owen, Jude Law o incluso Colin Farrell, pero el poderoso Craig, que podemos ver en ‘Camino a la perdición’, partía como favorito de los productores.

Eso sí, no le saldría gratis revalidar su puesto: en más de una cinta ha tenido que someterse a intervenciones quirúrgicas a mitad de rodaje, incluso a una operación de cirugía estética por un feo corte que se llevó mientras rodaba ‘Casino Royale’. ¿Quién puede plantarle cara a un tío así?

Imágenes | Web oficial de 007

/
Subir