Matthew McConaughey, el renacimiento de un talento olvidado

/ 29 agosto, 2018

“Life is barely long enough to get good at one thing”. La frase, dicha por Rustin Cohle a su compañero Martin Hart en la serie ‘True Detective’, es la mejor manera de resumir la carrera de Matthew McConaughey: “la vida es apenas suficiente para volverse bueno en una cosa”. En el caso del actor norteamericano, tras 25 años de dedicación al mundo del cine, por fin hemos podido ver eclosionar todo ese potencial que en la década de los 90 asomaba pero que, hasta hace apenas cinco años, no ha terminado de resurgir. 

La ciencia-ficción que se toma en serio la parte de ciencia

Leer artículo relacionado

Así ha sido la carrera de Matthew McConaughey hasta la fecha, un sube y baja de actuaciones para enmarcar y otras enterradas bajo guiones poco originales o proyectos que no encajaban con su perfil. Afortunadamente, el ganador del Oscar a Mejor Actor parece haber encontrado su línea de trabajo y para celebrarlo, vamos a repasar las cintas más importantes de Matthew McConaughey, muchas de las cuales ya tienes en el videoclub de Orange Tv.

De comedias a romances

La primera película de la carrera de Matthew McConaughey ya nos presentó una de las claves de lo que posteriormente serían sus interpretaciones: una chulería encantadora, carismática, que se reflejaba no sólo en los diálogos sino en la forma de actuar y moverse de un joven McConaughey que tenía ganas de comerse el mundo. Ese debut fue en la comedia adolescente ‘Movida del 76’ (1993), una cinta que a pesar de las apariencias, proponía mucho más que simples risas.

Aquel fue un papel pequeño pero relevante para McConaughey, que comenzó a enganchar proyectos de todo tipo como ‘Ángeles’ (1994) – una cinta familiar de Disney con la genial participación de Christopher Lloyd – o ‘La matanza Texas: La nueva generación’ (1995). No sería hasta el siguiente año cuando el actor se enfrentara a su primer gran papel en ‘Tiempo de matar’ (1996), una película protagonizada también por Sandra Bullock y Samuel L. Jackson, con la participación de Kevin Spacey y Kiefer Sutherland.

En esa cinta de corte dramático, que incluso obtuvo dos Globos de oro, McConaughey desplegó su talento interpretando a un abogado que se ve envuelto en un serio conflicto racial que ha derivado en asesinato – es curioso que McConaughey haya interpretado en numerosas ocasiones a abogados, porque precisamente él quería ser uno antes de empezar su carrera dramática-.

A partir de ahí, la meteórica carrera de Matthew McConaughey parecía no tener límites, con películas y proyectos que le involucraban con los grandes actores y directores del momento, como Steven Spielberg en ‘Amistad’ (1997) – donde vuelve a interpretar a un abogado – o Robert Zemeckis  en ‘Contact’ (1997).

Sin embargo, ya  en los años 2000, McConaughey comenzaría aceptar proyectos tal vez más lucrativos para él, como ‘Soltero en casa’ (2006), ‘Como locos… a por el oro’ (2008) o ‘Tropic Thunder’ (2008), películas todas ellas que hicieron al gran público, la crítica e incluso a los profesionales del sector olvidarse del genial talento que este actor había demostrado durante los primero años de carrera.

El proyecto adecuado

No sería hasta el año 2011 cuando volveríamos a encontrar destellos de la brillantez de McConaughey en uno de sus roles más recurrentes, el de abogado carismático y apasionado, que bordó en la película ‘El inocente’.

Pero eran sólo eso, destellos. En aquellos momentos nos encontrábamos con un actor encasillado en géneros y papeles que ya no le aportaban el genio y la garra que había enseñado durante la década de los 90. Hasta que llegó su gran oportunidad en forma de película arriesgada, casi de nicho y con una premisa cuanto menos, controvertida: un vaquero homófobo chapado a la antigua al que detectan VIH. En ‘Dallas Buyers Club’ (2013) Matthew McConaughey dio un golpe sobre la mesa y arrojó al mundo entero todo el talento que había estado durmiendo el sueño de los justos.

Esa actuación le valdría no sólo un Oscar, sino todo el resurgir de una carrera que desde ese momento no ha parado de estar trufada de películas y series de primer nivel.

Muestra de ese compromiso de McConaughey por su interpretación del vaquero Ron Woodroof es el dramático cambio físico al que se vio sometido. Era necesario para representar a un enfermo de SIDA. Y vaya si lo consiguió.

Esa transformación y pérdida de peso extrema tiene aún más mérito si tenemos en cuenta que en ese año el actor también participó en otro exitazo, ‘El lobo de Wall Street’, en el que hace de un pequeño papel algo muy, muy grande.

Y ya llegamos a la eclosión final. Sí, porque aunque ya tenía el Oscar en casa por su rol en ‘Dallas Buyers Club’, muchos críticos reconocen en su papel en la serie ‘True Detective’ (2014) la verdadera cúspide en la carrera de McConaughey. Tenía que ser otro personaje demacrado, tenía que ser un ambiente sureño y tenía que ser un guión tremendamente ambicioso el que le granjera la nominación a mejor actor principal en los premios Emmy, que no terminó ganando porque otro peso pesado, Bryan Cranston y su ‘Breaking Bad’ estaban haciendo historia de la televisión.

Un viaje a las estrellas

El resto ya es un presente que tenemos muy fresco en la memoria, con obras maestras de la ciencia-ficción como ‘Interstellar’ (2014), en la que el actor se funde en un abrazo de talento con Christopher Nolan para crear una película científicamente irreprochable y sentimentalmente desgarradora.

Pero si ‘Interstellar’ te hizo llorar, en ‘El bosque de los sueños’ (2015) Matthew McConaughey continúa con su empeño por rizar el rizo y meterse en la piel de protagonistas difíciles en extremo.

En este caso hablamos de un americano que viaja hasta el conocido como ‘Bosque de los suicidios’, en la base del Monte Fuji de Japón, para quitarse la vida. Pero allí se encontrará con otro hombre que también desea morir y que le hará replantearse su propia existencia.

Llegamos ya a ‘La torre oscura’ (2017) la última película de McConaughey hasta el momento, una que ha dejado una sensación más que agridulce no por el trabajo del actor, que sigue a la altura de lo que ya nos tiene acostumbrados, sino por la adaptación de la saga de novelas de Stephen King – al que aquí adoramos-, que no ha terminado de cuajar.

No obstante, Matthew McConaughey ya tiene varios proyectos en marcha, siendo el más inminente el rodaje de ‘The beach bum’, en el que el actor rompe con el drama de cintas pasadas para protagonizar una película gamberra junto con el rapero Snoop Dogg. ¿Será este un nuevo punto de inflexión en la carrera del actor? Esperemos que no, porque ya hemos probado el gran talento interpretativo de McConaughey y queremos más, mucho más.

 

/ /
Subir