A estos políticos los votaríamos sin dudar si pasaran de la gran pantalla a los parlamentos

series politicos
/ 7 febrero, 2018

Igual que las películas de periodistas podrían ser un género en sí mismas, las de asuntos políticos podrían ser otra categoría del universo cinematográfico.

Sí, es cierto: la mayoría de estas cintas se centran en mostrarnos el lado oscuro de los gobiernos y los partidos o las artimañas que muchos aspirantes a mandatarios emplean para alcanzar sus objetivos —‘Los idus de marzo’ es perfecta para ilustrarse en esto último—. Pero, como canta Vetusta Morla, hay esperanza en la deriva.

Hay políticos detrás de la pantalla que resultan verdaderamente inspiradores y a los que votaríamos sin dudar. También hay personajes con garra y carisma que bien merecerían un voto aunque su profesión en la ficción no sea la de defender los intereses de los ciudadanos.

Y tú, ¿de cuál de estas películas te traerías un político a la vida real?

‘La cordillera’

Cuenta la leyenda que, una vez, alguien vio una película argentina que no estaba protagonizada por Ricardo Darín. Bromas aparte, ‘La cordillera’, una genial historia que puedes ver en el videoclub de Orange TV, nos presenta a un Darín convertido en presidente de Argentina. Y qué presidente.

El filme nos sitúa en Chile, donde se está celebrando una cumbre latinoamericana. El personaje de Darín, Hernán Blanco, no pasa por su mejor momento ni política ni personalmente hablando y deberá tomar una serie de difíciles decisiones.

Inmerso en una atmósfera a lo Kubrick y con un carisma que ni Obama, Hernán Blanco, con sus luces y sus sombras, ganaría más de un escaño si se presentara a unas elecciones.

‘Mi nombre es Harvey Milk’

Basada en hechos reales, esta peli nos relata la vida de Harvey Milk, el primer político homosexual estadounidense que ocupó un cargo público.

Una historia cargada de emoción que nos habla de valentía, de lucha y de avances sociales y que, eso sí, contiene altas dosis de épica hollywoodiense.

‘Argo’

Para épica yanqui la de esta cinta con un Ben Affleck bien alejado de sus registros de la comedia romántica. De acuerdo, en esta cinta el actor no encarna a ningún político, sino a un agente de la CIA. Pero, ¿acaso no es la CIA una especie de estado dentro de los Estados Unidos?

Para saber si Tony Mendez, el personaje de Affleck, sería un buen político, tendríamos que verlo en acción. Pero lo que sí está claro es que sería un mandatario de lo más imaginativo.

En Netflix puedes recordar el periplo y las ocurrencias de Mendez para rescatar a los seis diplomáticos estadounidenses.

‘Sufragistas’

Huelga decir por qué votaríamos a cualquiera de las tres protagonistas de esta película para representarnos en un parlamento. No hace falta ostentar un cargo público para erigirse en representantes del pueblo y el movimiento sufragista lo dejó claro.

A las puertas de la Primera Guerra Mundial, las mujeres inglesas salieron a la calle a pedir su derecho al voto. Sus caracteres combativos, hoy, no desentonarían nada en los círculos políticos. Y, además, no vamos a negarlo, ¿a quién no le gustaría ver a Helena Bonham Carter de diputada?

‘Los juegos del hambre’

Esta distopía encandiló a adolescentes y no tan adolescentes. La saga, que nos presenta un mundo tristemente sumido en las dictaduras y la pobreza, cuenta con ricos personajes llenos de energía y potencial para convertirse en líderes de masas.

Katniss Everdeen es una jefaza en la saga y nos encantaría verla llevando sus planteamientos al mundo real. ¿Aún no has visto las cuatro películas de ‘Los juegos del hambre’? No hay excusas: las tienes todas disponibles en el videoclub de Orange.

‘House of Cards’

No es película, pero no podía faltarnos en esta lista la serie madre de las series políticas. Pero, ojo, no la hemos traído aquí para votar a Frank Underwood (el personaje de Kevin Spacey, retirado de la ficción tras un reciente escándalo de acoso sexual), sino a su esposa: Claire Underwood.

Sí, ella recibiría nuestra papeleta como presidenta. Y, para los que tengan la intriga de cómo sería su gobierno —atención, spoiler—, en la sexta y última temporada de la serie podremos verla en acción. Ya va siendo hora de un cambio de papeles.

‘Amanece, que no es poco’

Esta joya del cine español encierra un puñado de lecciones políticas que ya quisiera más de un tuitero habérselas atribuido.

Cierto, su alcalde no es el súmmum de la modernidad, pero el hombre es claro y franco como él solo. ¿O acaso no es sincero su “en resumen, hemos ganado los de siempre” cuando contabiliza el resultado de las elecciones?

¿Y qué hay de su frase “carteles no quiero ni uno, que ya nos conocemos todos las jetas”? Política —en lo de buena o mala no entramos— sin accesorios y con sentencias contundentes. Para qué queremos más.

/ / /
Subir