Birdman y la importancia de los planos secuencia

/ 18 junio, 2018

En el cine se pueden contar historias de muchas maneras: el argumento es fundamental, claro, lo mismo que la interpretación de los actores, pero la narrativa audiovisual es otro de los elementos que nos permiten no solo a entender qué está pasando delante de nuestros ojos, sino que nos afloren todas esas emociones que hacen tan grande al séptimo arte. A eso ayuda, precisamente, el denominado plano secuencia, una técnica de rodaje que consigue hacernos vivir la escena durante un tiempo prolongado sin cortes ni cambios de cámara; sólo nuestra mirada siguiendo lo que pasa, como si realmente estuviéramos allí. 

Momentos clave de ‘The Revenant’, la peli que le dio el Oscar a Di Caprio

Leer artículo relacionado

Aunque el plano secuencia es un recurso que se utiliza de manera puntual en muchos largometrajes, en el año 2014 el director mexicano Alejandro González Iñárritu se atrevió con el más difícil todavía con ‘Birdman’, una película que está filmada como si fuera un plano secuencia de principio a fin. La gesta de Iñárritu y su equipo de montaje está en que no notamos que estamos ante un plano secuencia falso; sí que hay cortes en la acción aunque no lo parezca y tú mismo puedes comprobar el peculiar efecto que produce esta técnica en el videoclub de Orange TV, donde además tenemos un buen surtido de películas en las que se muestra lo potente que puede llegar a ser el plano secuencia y cómo puede hacernos vibrar delante de la pantalla. ¿Vamos?

Una técnica para ser utilizada con precaución

Rodar un plano secuencia de calidad no es sencillo, requiere de una perfecta coordinación entre todos los elementos que van a formar parte de la acción, de ahí que esta sea una técnica que se utilice en momentos muy concretos y, desde luego, no encaje en cualquier película.

Porque de eso trata el plano secuencia, de involucrarnos completamente en la escena y hacernos sentir parte de lo que ocurre en pantalla. Es lo que logró ‘Birdman’, una cinta que se hizo con cuatro premios Oscar: Mejor película, Mejor director, Mejor guion original y Mejor fotografía. Fue el reconocimiento a una forma muy arriesgada y particular de contar la historia de un actor (interpretado por Michael Katon) que trata de redirigir su carrera, dejando atrás al superhéroe que le hizo famoso, para realizar interpretaciones más ‘serias’ en Brodway.

A través del – falso – plano secuencia que es todo ‘Birdman’, Iñárritu nos quiere transmitir toda la paleta de emociones que su protagonista va sintiendo a lo largo de la historia, pero también las reacciones y sentimientos propios del resto de personajes que le orbitan. El resultado es una intensidad narrativa que dura lo mismo que la película.

En el ejemplo de arriba vemos cómo una ‘sencilla’ conversación adquiere nuevos matices cuando se graba como plano secuencia; ese vaivén de la cámara actúa como nuestros ojos lo harían si estuviéramos delante de la pareja que conversa.

Cuando preparamos la tensión y perseguimos la acción

‘Birdman’ nos demuestra que el plano secuencia puede ser utilizado en cualquier momento dentro de una película, logrando diferentes efectos que rara vez nos van a dejar indiferentes.

Lo sabía bien el genio Stanley Kubrick, un director inmortal que nos regaló fragmentos de pura tensión utilizando este recurso.

Un general que se cree inmortal arengando a las tropas en una trinchera que sufre un bombardeo, una fina crítica a la guerra que va a acompañar toda la carrera del director norteamericano, como puedes comprobar a través de algunas de sus mejores películas.

No es casual que los directores de cine más reconocidos sean quienes nos han dejado algunos de los mejores planos secuencia. De hecho, hace poco hablábamos en Pop TV de Martin Scorsese y sus mejores películas, como ‘Uno de los nuestros’, obras que también cuentan con destacados planos secuencia – y que tiene su divertida parodia en Los Simpsons.

Pero si tenemos que reivindicar el uso de esta técnica de rodaje debemos echar mano de los momentos de acción, que se convierte en algo más cuando son rodados como un plano secuencia. Vayamos primero con un ejemplo del que puedes disfrutar en el videoclub de Orange TV, ‘El renacido’.

Imposible no sentirse succionado por la acción que de nuevo, el director González Iñárritu consigue rodar como un plano secuencia desgarrador; aquí no somos más que un testigo de excepción de una cruenta batalla en la que vamos siguiendo a diferentes protagonistas y la crueldad con la que se manejan.

Y una mirada aún más próxima es la que nos propone el también mexicano Alfonso Cuarón con una de las películas de ciencia-ficción más interesantes de las últimas décadas, ‘Hijos de los hombres’, una cinta que sin grandes artificios pero con muchísimo talento, consigue arrastrarnos hasta una historia y unos protagonistas que sentiremos como propios. Esa magia se logra, en parte, gracias a planos secuencia tan magistrales como este.

Pero no podemos cerrar este artículo sobre los planos secuencia sin mencionar al cine asiático, que nos ha dejado joyas tan impactantes como ‘Old Boy’ y la ‘escena del martillo’.

Y ya si queremos quedarnos con la boca abierta con una de las escenas de acción más largas y complejas de la historia del cine, el director Prachya Pinkaew nos ofrece casi cuatro minutos de infarto. ¡A disfrutar!

/
Subir