Así eran los veranos de la generación EGB

El reparto de Sensación de Vivir en la playa
/ 30 julio, 2018

Si alguna vez te has juntado con amigos yendo en bici y has silbado la sintonía de ‘Verano Azul’ o incluso te has pedido ser Javi y no Quique, no hay lugar a dudas: eres de la generación EGB. Incluso puede que vivieras en directo (¡alerta Spoiler!) el trauma de la muerte de Chanquete o la transformación de Bea, de niña a mujer.

Aunque se estrenó en octubre de 1981, es una de las series que siempre representará la estación estival en la pequeña pantalla y los mejores momentos de la infancia. De ahí todas sus reposiciones en cuanto llegaba el calor: la primera, en julio de 1982; la última, hace solo cuatro temporadas.

Es uno de los muchos éxitos que recuerdan a los estudiantes de la ya obsoleta Educación General Básica cómo eran sus veranos frente a la televisión. Ahora que estamos en pleno agosto, repasamos esos veranos de nuestra vida analizando en modo nostalgia grandes hitos televisivos de los años 80 y los 90. Podrás comprobar cómo ha cambiado la programación desde entonces. Y, muy especialmente, tus gustos.

5 películas de animación ‘fresquitas’ para pasar el verano en Orange TV

Leer artículo relacionado

Verano y televisión, según la EGB

Los programas con piscina, clásicos del verano

Los veranos de los 80 y los 90 en televisión pasaban necesariamente por el agua. Si es que es de cajón. En verano lo que apetece es pasarse el día a remojo, en la piscina o en la playa. ¿Por qué no iban a pensar lo mismo los concursantes televisivos? ¿O los espectadores? Nada más antinatural que ver ‘Viven’ en pleno agosto. O repeticiones de capítulos de ‘Los Simpson’ en las que se cuela un capítulo navideño.

Lógicamente, la televisión se impregnaba en estas fechas del espíritu veraniego, contexto imprescindible para muchos espacios. Por eso el el dúo cómico Cruz y Raya abrió un chiringuito desde el que presentaba un programa de varietés en TVE, ‘Abierto por vacaciones’. Era el verano de 1993 y esta fue su puesta de largo en televisión.

Por aquel entonces Telecinco vivía su era Vasile, y aquello también lo impregnaba todo. Era también la era del “destape” televisivo, del culto a las azafatas como las famosas Mama Chicho.

Y también de los “programas piscineros”, como ‘Bellezas al agua’. Se emitía desde un parque acuático en Italia, en verano, y tenía pruebas tan refrescantes como el beso bajo el agua en apnea. Pero como la mayoría de programas de la cadena, no duró más de un par de ediciones.

Porque solo unos veranos después decidían cambiar a la temporada estival la emisión de su programa ‘Uno para todas’; un concurso cuyo principal protagonista era la piscina a la que eran lanzados los concursantes descartados en la búsqueda del “Chico del verano” porque no habían conseguido “conquistar” a las azafatas. Todo muy heteropatriarcal para los gustos de ahora.

Descartamos a Jesús Gil y su jacuzzi como programa refrescante pero sí nos fijamos en otros espacios donde no había pruebas pasadas por agua, pero que se convirtieron en clásicos del verano.

Ninguno tan mítico como ‘Juegos sin fronteras’ que animó nuestras vacaciones escolares desde 1988 hasta 1992. Fueron los años que TVE participó en este evento que se celebraba a nivel europeo y en el que los países competían como concursantes, mandando equipos/ciudades a participar. En 1990, Jaca nos hizo campeones de la edición.

Un año más tarde llegaría a los veranos de TVE esa gymkana llamada ‘Grand Prix’ —al tiempo, un homenaje a las vacaciones rurales de la infancia— y nacería el mito: Ramón García.

Y otro mito, el de los programas veraniegos, seguiría creciendo y transformándose hasta llegar al formato actual: esos espacios de testimonios en primera línea de playa, tipo ‘Ola, ola’ o ‘Arena Mix’. Los ‘Callejeros’ edición estival.

Las galas, esa especie televisiva extinta

Con nombres tan sugerentes como ‘Murcia, ¡qué hermosa eres!’ y conducidas por habituales de la televisión de la época (el clásico binomio galán-vedette), las galas eran algo inherente a los veranos de los 90. No se entendía un verano frente a la tele sin uno de estos eventos. Era igual de inconcebible que echarse la siesta sin el Tour de Francia de fondo.

Estos espacios musicales tenían una triple función: de promoción turística, de “entretenimiento” televisivo y de altavoz de la canción del verano de turno.

No era una gala per se pero se emitía en verano (prácticamente todos, entre 1959 y 2006), funcionaba como publicidad del lugar donde se celebraba y la música era la protagonista. Por eso también incluimos aquí el Festival Internacional de la Canción de Benidorm (¿qué hay más veraniego que Benidorm?) que muchos de aquellos espectadores habréis cambiado con el tiempo por asistir al Low Festival (de Benidorm) o el Festival Internacional de Benicàssim.

Otros incluso habréis visto a uno de los protagonistas de ‘Community’, otra de las series que puedes ver en Orange TV al completo, dándolo todo en el Bilbao BBK Live como Childish Gambino.

Tus primeras series (chispas)

Hablando de ‘Community’ y de grande series contemporáneas… Ese seriéfilo que hay en ti se gestó con series que nada tienen que ver con tus gustos actuales. Pero que te fascinaron y atraparon cuando eras un inocente infante. Había para todos los gustos: comedias de aventuras imposibles como ‘El gran héroe americano’, series de acción con zerO Killed como ‘El Equipo A’ y sitcoms al uso como ‘Paso a paso’.

Hasta un ensayo de ‘Black Mirror’; una distopía sobre el futuro de la inteligencia artificial encarnada en un coche. Por supuesto, no uno cualquiera, sino Kitt, ‘El coche fantástico’.

De otro estilo (muy californiano) eran esos culebrones juveniles light a los que te enganchaste (no lo niegues) como ‘Los rompecorazones’, ‘California dream’ y ‘Las gemelas de Sweet Valley’. O, cómo no, ‘Sensación de Vivir’.

Y aunque no vivían en California, sino en Capeside (en realidad, como te contamos, Carolina del Norte), Dawson crece también fue parte de esa educación seriéfila de los que vivieron la adolescencia en los 90 y más adelante, gracias a su paso por los dos canales de TVE. Por cierto, puedes recuperar ese tiempo de tu vida enganchándote de nuevo a ‘Dawson crece’: la tienes disponible en Orange TV, a través de su canal de series en 4K Orange Series.

James Van Der Beek

Aunque si pensamos en series estivales de la generación EGB hay una que resume a la perfección ese concepto de verano de ficción: ‘Los vigilantes de la playa’. Y además, es puro espíritu 90’s: los cánones de belleza —encarnados en Pamela Anderson— la estrella de los 80 repescada —David Hasselhoff, el conductor de Kitt— y cameo de la estrella del momento, el surfista Kelly Slater haciendo de surfista. Toda la estética rezuma años 90.

También se vivía mucho de reposiciones por aquel entonces. Pensando en los ociosos escolares, las cadenas llenaban las mañanas de series antiguas (low cost, suponemos) como ‘Punky Brewster’, ‘La Tribu de los Brady’ o ‘Pippi Calzaslargas’, la niña que representaba los ideales del punk. Una serie revolucionaria que probablemente hoy no tendría cabida en la televisión infantil.

Mucho ha llovido desde entonces. Sobre lo que vemos ahora y nuestra relación con la pantalla en los meses de calor… “Esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión”, como decían en ‘La historia Interminable’. Otro hito (el estreno de la peli en el cine) que los niños de la EGB tuvieron la suerte de vivir.

Fotos | IMDb/Sensación de vivir, Pixabay/jackmac34IMDb/Dawson Crece

/
Subir