Detalles de Breaking Bad que puedes vivir otra vez en Orange TV

/ 24 enero, 2018

El 20 de enero de 2008 se estrenó ‘Breaking Bad’, una serie que diez años después, está considerada una de las mejores ficciones jamás creadas. Con razón. Así que aprovechando que estamos de aniversario y que tienes todas las temporadas disponibles en Orange TV a la carta, te proponemos que vuelvas a Nuevo México pero esta vez, que te fijes en los detalles que a continuación desgranamos para ti.

Por cierto, no te pierdas el vídeo que AMC ha preparado para celebrar el 10º aniversario de las serie. ¡Un minuto imprescindible!

Cuando Walter White se perdió en Heisenberg

La primera vez que vemos ‘Breaking Bad’ empatizamos desde el primer momento con ese humilde pero brillante profesor de química que es Walter White. Su cáncer, su agridulce pasado, la enfermedad de su hijo, sus dos trabajos que no encajan con alguien de su talento… como espectadores nos vemos involucrados inmediatamente con el personaje.

No obstante, poco a poco nuestro protagonista, un hombre moribundo con una buena causa, se convierte en Heisenberg. Lo chocante es que esta transformación ocurre de manera tan paulatina, tan orgánica, que casi parece natural. El verdadero shock llega cuando volvemos a ver ‘Breaking Bad’ y nos encontremos con el bueno de Walter. La noche y el día en un mismo personaje.

Los futuros que pudieron ser

Un segundo visionado de la serie al completo nos va dejando con esa sensación agridulce de que las cosas no tendrían por qué haberse torcido tanto… Sobre todo durante las dos primeras temporadas, Walter se encuentra con numeras opciones para abandonar su plan y retomar su vida donde la dejó. Para nosotros es evidente cuál es la decisión correcta y por eso resulta tan impactante ver de nuevo a nuestro protagonista cometiendo los mismos errores.

Alumno y profesor, socios, enemigos

De toda la telaraña de relaciones que se van estableciendo entre los personajes de ‘Breaking Bad’, la que tienen Walter White y Jesse Pinkman es una de las más cambiantes. Durante las cinco temporadas que dura la serie nos da tiempo a ver cómo los dos protagonistas van pasando de mantener el típico rol de alumno y profesor a convertirse en socios, primero con derechos y privilegios diferentes y luego igualitarios, para finalmente convertirse en enemigos.

Por eso nos produce un pellizco ver las primeras escenas que comparten Walter y Jesse, ese extraño dúo que nos deja momentos cómicos o tiernos pero que, al final…

El enigmático inicio de los capítulos de Breaking Bad

Muchos capítulos de ‘Breaking Bad’ comienzan con escenas que, aparentemente, no tienen explicación alguna: una pizza en el tejado del garaje de los White, objetos flotando en la piscina… solo tras ver el episodio – a veces varios-, conectamos estos primeros momentos con toda la historia. Así que cuando volvemos a ver la serie, ya partimos con ventaja y cuando nos encontramos con ese osito de peluche rosa flotando en la piscina, inmediatamente acuden a nuestra mente todos los hechos que lo han provocado. Entonces es cuando disfrutamos aun más del capítulo.

Hank Schrader, de insoportable a héroe

Otra de esas evoluciones características de ‘Breaking Bad’ es la que convierte al poli fanfarrón y un poco simple de Hank en un héroe con el que se nos parte el corazón tras su muerte. Porque admitámoslo, al comienzo de la serie, a nadie le caía bien el cuñado Hank, un tipo que de manera más o menos consciente, se burlaba de Walter y le restregaba por la cara su éxito como agente de la DEA.

Estos roles se invierten a lo largo de las temporadas, hasta que finalmente nos resulta imposible empatizar con Walter y todo nuestro aprecio se va a Hank, redimido como héroe.

El ejemplar hombre de los pollos

A Gustavo Fringe nos lo presentan como un intachable hombre de negocios, pero nosotros que estamos volviendo a ver la serie, conocemos perfectamente qué se esconde tras la fachada de bondad y armonía del dueño de Los Pollos Hermanos. Sólo cuando conocemos el pasado de Fringe y sabemos de lo que es capaz, podemos disfrutar por completo del a inmensa actuación que realiza Giancarlo Esposito.

Los monólogos… ¡qué monólogos!

Terminamos recordando una de las mejores sensaciones que se pueden disfrutar cuando se ve ‘Breaking Bad’ por segunda o tercera vez: los momentos de anticipación a los míticos monólogos de Walter White. Además, estos discursos nos sirven a la perfección para ver la diferencia entre el profesor de química que una vez fue Walter y el narcotraficante en que se termina convirtiendo.

/ /
Subir