‘Griffin & Quagmire’ y otras bandas ficticias que deberían irse de gira

Padre de Familia, "En peligro de Armonía"
/ 9 abril, 2018

Conoces sus grandes éxitos pero no puedes escuchar a estos grupos en Spotify. Sus nombres no aparecerán en los carteles de los festivales de música de este verano. Tampoco los verás tocar en directo.

Porque no existen. Al menos, en este universo, el real. Pero sí son grupos musicales auténticos, de carne y hueso, en la cosmogonía de las series. En esos universos creados, hasta Homer Simpson fue una estrella del grunge en los 90.

Los temazos fink de ‘Huellas en la luna’

Cuando Raj (guitarra) y Howard (teclado) deciden formar un grupo musical en ‘The Big Bang Theory’ (9×04, La aproximación a 2003), tienen clarísimo sobre qué quieren cantar. Poseen referencias freak de sobra como para componer dos álbumes de música filk: canciones de folk con temática de ciencia ficción.

Todo empieza en la tienda de cómics. Stuart busca alguien que quiera tocar gratis. Ellos solo esperaban la oportunidad de darle forma a un proyecto que ya tenían en mente y para el que Howard ya tenía un nombre: Footprints on the moon’ (o ‘Huellas en la luna’).

Cuando llega el momento de componer, la creatividad fluye a raudales entre Howard y Raj; Su primer single, ‘Martillo contra látigo: la historia no contada de Thor contra Indiana Jones’, prácticamente se escribe solo.

No cuentan con legiones de fans, precisamente. De hecho, acosaron a su único seguidor en Facebook en ‘La Reverberación de la Melodía’ (9×10). Y solo fueron invitados a tocar en ‘Diversión con banderas’, para el que el grupo compuso un tema de cabecera.

Pese a todo, siguen activos en la actualidad aunque sus letras han experimentado algunos cambios con la incorporación de Bert, el geólogo. Si celebras tu Bar Mitzvah, tal vez puedas contratarlos. ¿Acabarán triunfando? Podrás descubrirlo en TNT, en tu plataforma Orange TV.

Canciones temáticas para películas que no las tienen

Roger and The Eberts tocan You are my Gran Torino

Es lo que hace el protagonista de ‘Love’ con su grupo de amigos para divertirse. Es una de las muchas rarezas que definen al personaje. Ven películas e inventan canciones temáticas para las que no las tienen. Como ‘Carlitos Way’ o ‘Tormenta Perfecta’:

El agua está sumida en la oscuridad (en V.O., darky dark)
Voy en un barco con Marky Mark

El grupo es fundamental para entender la idiosincrasia de Gus. Él se muestra como un cinéfilo consumado desde el primer momento y ser guionista de cine es su mayor sueño. También le encantan las jam sessions y tocar el bajo.

Todo encaja cuando descubrimos -en su única actuación (3×09, ‘Tú eres mi Gran Torino’) que el grupo se llama ‘Roger & The Eberts’. Un guiño en toda regla al crítico de cine de prestigio mundial y ganador de un Pulitzer Roger Ebert. El mismo Gus (guionista en la vida real y creador de su propia serie) se revela como un brillante y agudo crítico. Sucede en el segundo capítulo de ‘Love’, cuando se deshace de su colección de Blue Ray. ¿Por qué? Por razones como esta: “Pretty Woman es una gran mentira. Una prostituta no se enamora de ti, te roba las cosas para venderlas y comprar cocaína”.

La cantera musical de ‘Padre de Familia’

Camisa Roja Camisa Azul
A los protagonistas de esta serie les han pasado las cosas más inconcebibles. Pero es lógico. Es su naturaleza animada la que permite a los guionistas poner a los personajes en situaciones límite -incluso matarlos- para que todo vuelva a la normalidad tras un plano de la casa, una ráfaga y una moraleja final.

Así, todos han triunfado en la música en algún momento de sus vidas.

One Hit Wonder

Ya en la cuarta temporada y con un cambio radical de Meg como gancho, los Griffin se ven catapultados a la fama como grupo familiar (o el grupo de Meg). De hecho, llegan a actuar en ‘Saturday Night Life’, de Jimmy Fallon.

El capítulo (4×04, ‘No me transformes’) es una descripción perfecta de un fenómeno en forma de cliché: el grupo One Hit Wonder o banda que arrasó con un hit y nunca más se supo de ella. Y aporta una valiosa lección final: ser guapa es agotador.

‘Simon & Garfunkel’, bizarre edition

Cuando Peter y Quagmire descubren casualmente que sus voces suenan superarmónicas juntas (12×07, ‘En peligro de Armonía’), deciden formar un dúo folk. Los nuevos ‘Simon & Garfunkel’ o ‘Griffin & Quagmire’.

Claro que pasados por el tamiz ácido y corrosivo de la serie. De ahí sus grandes éxitos: ‘Deuda de la tarjeta de crédito’, ‘Todos los de Florida son estúpidos’ o ‘¿Por qué demonios te cepillas los dientes en el trabajo?’.

En un solo capítulo se convierten en superestrellas. Pasan por todas las  supuestas fases: dejar tirado al primero que creyó en ti para firmar con Sony, llenar estadios, hacer una gira, liarla en el escenario y en un programa de máxima audiencia en directo (cameo de Conan O’Brien incluido) y separarse.

Canciones que sí importan a los niños

Es lo que pretende hacer Stewie, con la ayuda de Brian. Dan su visión cruda y honesta sobre la infancia, hartos de que la música infantil solo verse sobre arcoíris y unicornios.

https://www.youtube.com/watch?v=GG_KdI4cT7U

Camisa Roja, Camisa Azul sólo son flor de un día: toda la trama transcurre en el 15×01, ‘Los chicos de la banda’. Tras firmar ‘El cuarto de Mamá y Papá’ y recorrer todo el circuito de fiestas infantiles de Quahog, la banda original se disuelve.

Y, como decía la canción homónima de Def Con Dos, “la culpa de todo la tiene Yoko Ono”. O mejor dicho, su Yoko Ono particular, claro.

Marshall y el funk, todo el funk y nada más que el funk

Marshall Eriksen

Como abogado y candidato a juez, Marshall Eriksen (‘Cómo conocí a vuestra madre’) está comprometido con un valor: la verdad. La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Como ciudadano de a pie, ama el funk y le encanta tocar el piano y cantar, como puedes comprobar rememorando la serie, a tu disposición a la carta, en Netflix.

De la fusión de ambos aspectos del personaje nació ‘El funk, todo el funk y nada más que el funk, un grupo de abogados disfrazados de jueces que sentencian a ritmo de funk.

Aunque lleva con ellos desde la uni, la serie no lo desvela hasta el capítulo 6×03, ‘Inacabada’. O mejor dicho, Ted no le cuenta a sus hijos —en el relato de cómo conoció a su madre— como Marshall recuerda a sus amigos en otro flashback que actuaron en el Maclaren’s.

Que Marshall siga manteniendo la ilusión a lo largo de la serie por su grupo cuando ya es padre de familia y esclavo del trabajo le hace mucho más humano. Da más trasfondo al personaje, más empaque. Más credibilidad.

Es el brillante recurso de los guionistas para que nos los creamos más, para que empaticemos con esos a los que ya casi consideramos amigos. Y, como hemos visto, una oportunidad de oro para las comedias de conseguir escenas hilarantes.

Bonus track: el grupo que triunfó y no triunfó

Como en la paradoja de Schrödinger. Porque en ‘Perdidos’ vivimos varias realidades. O universos. Vamos, que en la temporada final (ALERTA SPOILER) todos estaban muertos y aquellas vidas en las que por fin alcanzaban la catarsis no eran reales, sino más bien una especie de limbo precielo.

Para Charlie fue la oportunidad de vivir como una auténtica estrella del rock y disfrutar de su fama. Porque en ‘la vida real’ del personaje, ‘Driveshaft’ también fue uno de esos grupos de fama efímera. Por supuesto, acabó fracasando por la adicción de los hermanos de la banda a la heroína. Sin embargo, todos recordarán para siempre su gran éxito, ‘You All Everybody’.

Imágenes | Padre de Familia IMDb, Love, Cómo conocí a vuestra madre Capturas Netflix

 

/ /
Subir